4 preguntas para decidir si comprar o rentar casa

4 preguntas para decidir si comprar o rentar casa

La búsqueda de un espacio al cuál llamar hogar nos lleva a preguntarnos si comprar o rentar una casa. Contrario a lo que se cree comúnmente, la compra de un inmueble no siempre logrará satisfacer las necesidades de todas las personas.

¿Quiénes somos?, ¿qué queremos?, ¿qué podemos adquirir? y ¿cuáles son nuestros planes a futuro? son algunas preguntas que pueden acercarnos a la idea de que la compra de una casa no es siempre la mejor opción.

Si estás a punto de realizar la compra de una casa pero tienes dudas acerca de si es adecuado hacerlo en este momento, deberías preguntarte las siguientes cosas:

1. ¿Qué quiero a futuro?

Piensa dónde estás en este momento y a qué lugar quieres llegar. ¿Quieres vivir en la misma ciudad, estado, colonia o zona el resto de tu vida?, el alquiler de una casa permite obtener una movilidad laboral mayor, es decir, cambiar de residencia sin la necesidad de abandonar, vender, arrendar o traspasar el inmueble. Si tienes planes de cambio de residencia en el corto plazo, te será menos difícil tomar una decisión.

2. ¿Me gusta cambiar de rumbo?

Muchos motivos pueden incentivar la búsqueda de un cambio de rumbo: problemas con los vecinos, falta de seguridad en la zona, carencia de lugares recreativos y deportivos, lejanía con el trabajo, distancia en torno a la familia, servicios sociales y comerciales cercanos.

Al rentar tendrás la posibilidad de cambiar de residencia con mayor facilidad. Si algo no te gusta, podrás dar un giro a tu vida y mudarte sin problema y conocer distintos lugares.

3. ¿Cuánto dinero tengo?

Es la pregunta más común y la que por lo general determina qué podemos hacer. La compra de una casa, aunque a largo plazo resulta en una inversión, requiere al principio de un enganche, gastos por avalúo, escrituración y el uso de un crédito de vivienda.

Una renta en cambio, oscila entre 1% y 0.5% del costo total de la vivienda, mientras que el de una hipoteca es normalmente superior, según el costo de la vivienda, la duración del crédito, los intereses, entre otros.

4. ¿Soy responsable para mantener mi propiedad?

La adquisición de un inmueble implica además de su compra y el pago de impuestos, constantes inversiones en mantenimiento. El desgaste por factores climáticos, de uso, externos e inclusive de accidentes, requiere que el propietario invierta parte de sus ingresos en mantener en condiciones óptimas su propiedad.

Por lo general cuando se renta un inmueble, aunque el ocupante tiene la obligación de mantenerlo, los gastos mayores de mantenimiento corren a cuenta del propietario, cuya obligación es ofrecer un servicio de vivienda digno.

Según el contrato de arrendamiento, el arrendatario tiene la obligación de reparar y resarcir daños derivados de su uso, ya sea por modificaciones y adecuaciones al inmueble realizados por sus necesidades y desgaste, así como el mantenimiento preventivo que sufra degradación por su uso diario.

Despreocúpate de las variaciones legales de tu propiedad

Cambios en el tipo de suelo, caídas en picada del costo de tu propiedad o modificaciones históricas en su entorno ya sea por sobreexplotación, invasiones y sobrepoblación que afecten su valor, serán problemas menores para quien no es propietario, y pueden convertirse en una preocupación constante para las mentes inversionistas.

Mientras que los factores que pueden disminuir el valor de una casa resultan indiferentes a aquellos que rentan, pues cualquier cambio negativo en el entorno puede significar un cambio de residencia, por ejemplo. Sin embargo, el manejo de rentas congeladas también puede considerarse un factor de arraigo que los arrendatarios toman en cuenta al momento de pensar en un cambio de hogar.

Finalmente, sobre este tema nada puede ser una conclusión, ya que comprar una casa o un departamento no implica que a la larga no puedas revirar el rumbo de tu vida y cambiar de residencia. Además, la pertenencia de una propiedad también te puede aportar un ingreso mensual al ser rentada. Lo cierto es que para tomar una mejor decisión, cada quien tendrá que hacer sus propias cuentas.

En Quezada Realty podemos brindarte asesoría si deseas rentar o rentar una propiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *